El lapislázuli

lapislázuli_Bettina Vega_joyas

El lapislázuli está compuesto por lazurita y otro tipo de minerales (augita, calcita, diópsido, pirita…). Cuando es de calidad, su color debe se distribuye de manera uniforme, aunque es habitual que aparezca con bandas o manchas. El yacimiento más importante, desde hace ya 6.000 años, está en los montes Hindu Kush (Afganistán). También hay yacimientos al oeste del lago Baikal (Rusia), al norte de Santiago de Chile y en Angola, Canadá, Myanmar, Pakistán y EE UU.

En la prehistoria se utilizaba para fines ornamentales y en la Edad Media como colorante para el azul ultramarino. En iglesias y palacios utilizaban el lapislázuli en trabajos de incrustación, azulejos y recubrimientos de columnas.

En la actualidad se utiliza como piedra en la joyería pero, como es vulnerable a baños calientes, ácidos y jabones, es mejor quitarse el anillo durante las tareas domésticas. Por último, existen en el mercado imitaciones de lapislázuli realizados con trocitos y polvo unidos con resina sintética. Son de buena calidad pero no es la materia prima natural…